Anterior
Siguiente

Pide tu cita en menos de un minuto

IMPLANTES DENTALES

ODONTOLOGÍA COMPUTERIZADA

PERIODONCIA (ENCÍAS)

BLANQUEAMIENTO DENTAL

ORTODONCIA Y ORTOPEDIA

PRÓTESIS DENTAL

RADIOLOGÍA MAXILODENTAL

ATM (MANDÍBULA)

En nuestro centro Avenida América ofrecemos todos estos servicios

Pincha en los iconos para obtener más información

Financiamos tu tratamiento

Consulta condiciones

Nuestros profesionales

María Gutiérrez de Ravé

María Gutiérrez de Ravé

Administración

Dra. Gutiérrez de Ravé

Almudena Gutiérrez de Ravé

Odontóloga

Dr. Bravo

Gonzalo Bravo

Odontólogo

Dr. Gutiérrez de Ravé

Rafael Gutiérrez de Ravé Agüera

Médico Estomatólogo

Carlos Muñoz

Carlos Muñoz

Higienista

María Teresa Linares

María Teresa Linares

Auxiliar de clínica

Eva Ruíz

Eva Ruíz

Auxiliar de Clínica

Los mejores profesionales y las mejores tecnologías

Somos centro de referencia para muchos casos que a priori no tienen tratamiento posible. Nuestros especialistas se encuentran entre los mejores del país y nuestra tecnología nos permite hacer tratamientos a pacientes con casos extremos que otros profesionales no han podido tratar con éxito.

Muy bien ubicados en el centro de Córdoba

Situados en la Avenida de América nº 9, esquina Gran capitán junto a Asepeyo, a 5 minutos a pie del AVE, de la parada de autobús y de El Corte Inglés.
Parking con 100 plazas con salida delante de la clínica.

Horario

Nos encontrarás de lunes a jueves de 9.00 a 14.00 y de 16.30 a 19.30 h y los viernes de 9.00 a 17.00 h.

Adaptados a protocolos COVID

Nuestro centro cumple con todas las medidas de seguridad establecidas en los protocolos de prevención de la COVID-19.

¿Cómo llegar?

Reserva ahora tu primera visita

gratis

info@clinicacid.com

957 48 49 04

info@clinicadeimplantologiadental.com

admon@clinicacid.com

+34 673 765 879

Copyright © Clínica de Implantología Dental 2021
Política de Privacidad | Política de Calidad | Aviso Legal

Implantología

Somos pioneros en implantes dentales con superficie bioactiva. Menor tiempo de integración. Carga inmediata.

¿Qué son los implantes dentales?
Son estructuras metálicas en forma de cilindro o tornillo que se introducen en el maxilar o mandíbula a modo de raíz artificial.

¿De qué material están fabricados?
Son de titanio puro, a veces recubiertos de plasma de titanio que aumenta la rugosidad, o bien de hidroxiapatita, sustancia que favorecen la formación de hueso alrededor del implante.

¿En qué casos clínicos está indicado?

  • Diente unitario: Reposición de una pieza sin necesidad de tallar los dientes contiguos.
  • Barra estabilizadora: Sobre dos o más implantes para sujetar dentaduras completas removibles.
  • Falta de piezas posteriores: La ausencia de molares al final de la arcada impiden realizar un puente fijo. Con el implante se puede resolver esta situación.
  • Reposición de arcadas completas: Con implantes y dientes fijos sobre implantes eliminando la necesidad de llevar prótesis removibles.

¿En qué casos está contraindicado?
Prácticamente no existe. En cuanto a la edad no hay límite, desde los 16 hasta los 80 años. Los pacientes con osteoporosis o diabetes mal controlados no deben ponerse implantes. Igualmente otras enfermedades sistémicas graves o que impidan al paciente llevar una vida normal desde el punto de vista de la higiene oral.

¿Cómo se realiza la intervención?

  • Mediante una sencilla intervención con anestesia local se colocan los implantes en el hueso maxilar o mandíbula. A veces se puede hacer con anestesia general si el caso lo requiere.
  • Durante uno o dos meses se deja en reposo, en este período de tiempo se producen la osteointegración, es decir la fijación natural del implante al hueso.
  • Tras este período se conecta un pilar atornillado al cuello del implante.
  • Sobre este pilar se fabrican las piezas fijas definitivas que irán cementadas o atornilladas.
  • En determinados casos se pueden hacer inmediatos.


¿Existe rechazo?
Está demostrado estadísticamente y durante más de 40 años de utilización en clínica que el 97% de los implantes se integran en el hueso. En el caso contrario el implante no se fija y se puede retirar fácilmente. En su lugar puede ponerse un nuevo implante.

¿Qué aporta esta técnica?
Permite solucionar con prótesis fijas muchos casos que hace poco nos obligaban a realizar prótesis removibles dando al paciente un confort y seguridad lo más parecido a unos dientes naturales.

¿Qué cuidados necesitan los implantes?
Una higiene meticulosa y revisiones periódicas, permiten un predecible pronóstico de larga durabilidad

Odontología computerizada

Cerec le permite realizar en cerámica maciza inlays, onlays, coronas parciales, carillas y coronas para incisivos y molares, asi como protesis sobre implantes.

Además de poder realizar en cerámica duradera de alta calidad restauraciones totales o parciales, biocompatibles, sin metales y en el color de la dentadura natural, sin provisionales.

Esto es posible hoy también en la elaboración de coronas CEREC, tras la toma de la impresión óptica de la preparación y de los antagonistas le dice usted a CEREC donde se halla el borde de la preparación y en que punto de la corona terminada desea ubicar los contactos proximales, todo lo demás se hace de modo totalmente automático de los puntos de contactos oclusales teniendo en cuenta a los antagonistas por un procedimiento biomimético especial copiado del proceso natural de la dentición.

El sistema CEREC 3D satisface eficazmente los deseos de sus pacientes.

Ventajas del material cerámico con CEREC

  • Propiedades semejantes al esmalte dental.
  • Alto efecto mimético.
  • Gama cromática versatilísima.
  • Fácil de pulir.
  • Individualizable y vitrificable.
  • Alta resistencia.

Con CEREC 3D, la Odontología adquiere una nueva dimensión.

Ventajas del método CEREC

  • Logra restauraciones clínicamente duraderas de cerámica maciza con una amplia gama de indicaciones.
  • Motiva al paciente al recibir un trabajo de alta calidad.
  • Genera satisfacción gracias a la respuesta positiva en los pacientes.
  • Sin bordes metálicos al descubierto.
  • Sin irritaciones ni retracciones gingivales.
  • Sin problemas de corrosión por incompatibilidad entre metales diferentes.
  • Sin defectos estéticos por estructuras metálicas opacas.
  • La fijación adhesiva permite preparaciones de mínima invasión en la sustancia dentaria.


Ventajas de la unidad fresadora CEREC 3

  • Ahorro de tiempo.
  • Alto efecto mimético.
  • Alta precisión de tallado.
  • Trabajo especialmente cuidadoso de la cerámica.
  • Fácil integración en la consulta.

Periodoncia

La periodoncia es la especialidad clínica de la Odontología que estudia la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y condiciones que afectan los tejidos que dan soporte a los órganos dentarios periodonto y a los sustitutos implantados, para el mantenimiento de la salud, función y estética de los dientes y sus tejidos adyacentes.

La Periodontología es la especialidad contemporánea que emerge de la periodoncia para sustentar el estudio de evidencia científica sobre el estado del periodonto sano y enfermo.

Las principales enfermedades periodontales que afectan a una dentición son la periodontitis y gingivitis.

Hoy en día con el advenimiento de la implantología la periodoncia también es la encargada de la prevención y tratamiento de las enfermedades periimplantares como la perimplantitis.

La enfermedad periodontal se manifiesta como una gingivitis (inflamación y sangrado de la encía sin afectar el hueso) o periodontitis, donde ocurre la destrucción del hueso que soporta el diente. Si no es tratado a tiempo puede ocasionar la pérdida de los dientes.

Un tratamiento periodontal consiste desde la corrección de la técnica de higiene para el control de la placa bacteriana, hasta la eliminación de los factores desencadenantes de la misma. (cáculos dentarios o sarro y bolsas periodontales)

Blanqueamiento

El blanqueamiento dental es un tratamiento estético (Odontología estética o cosmética) que logra reducir varios tonos dejando los dientes más blancos, brillantes y saludables y se puede realizar en consultorio o en el hogar.

La lámpara Beyond. Gracias a su potente fuente luminosa, produce un intenso haz de luz blanca que se transmite a través de más de 12.000 fibras ópticas y lentes especiales recubiertas con 30 capas filtrantes.

La luz emitida tiene una longitud de onda comprendida entre 480 y 520 nanómetros, rango optimizado para obtener mayor rendimiento en el tratamiento de blanqueo.

La tecnología patentada cold light y la fórmula especial del gel de blanqueamiento Beyong son las combinaciones le dan a nuestro sistema de blanqueo rápido una eficacia insuperable.

Después del tratamiento los dientes quedan más blancos en un rango de 5 a 14 grados en la escala VITA.

El rayo focalizado de luz fría penetra en profundidad de los dientes activando el proceso de blanqueo. Los rayos ultravioletas e infrarrojos, dañinos para los tejidos, son completamente anulados por un sistema de filtros.

En solo media hora de tratamiento se anulan los efectos producidos durante años por el humo, el café y el propio envejecimiento de los dientes.

También es efectivo para el tratamiento de manchas por tetraciclina.

El especial gel de blanqueo contiene peróxido de hidrógeno (H2O2), silicio de 20 nanómetros (SiO2) y otros componentes especiales.

La luz fría de Beyond activa el peróxido de hidrógeno acelerando velozmente su descomposición en agua y oxigeno mediante intermedios radicales. Estos, reaccionan con los poli fenoles y otros pigmentos que son los causantes de las manchas de los dientes y destruyen la red de doble ligazón que es la que le da color a estos componentes. El peroxido de hidrógeno ha sido utilizado durante siglos pero nunca con la efectividad que se logra con el sistema Beyond.

La composición especial de la fórmula blanqueadora y la baja temperatura de la luz utilizada eliminan en la mayor parte de los pacientes los problemas de sensibilidad de los dientes.

Ortodoncia y ortopedia dento facial

La Ortodoncia es una especialidad de la Odontología ejercida de manera preferente por el ortodoncista. El término refiere tambien a la ciencia que se encarga del estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento de las anomalías de forma, posición, relación y función de las estructuras dentomaxilofaciales; siendo su ejercicio el arte de prevenir, diagnosticar y corregir sus posibles alteraciones y mantenerlas dentro de un estado óptimo de salud y armonía, mediante el uso y control de diferentes tipos de fuerzas.

Se entiende por estructuras dentomaxilares a todo el conjunto de dientes, con sus procesos óseos alveolares que le dan fijación a los maxilares, más los propios huesos maxilares -superior e inferior (mandíbula)- que contienen a los procesos alveolares y dientes, a la par que dan forma a los dos tercios inferiores de la cara.

Históricamente la Ortodoncia se ha dividido en dos grandes apartados o tendencias que han centrado su estudio dándole mayor prepoderancia al aspecto dental o al aspecto óseo del problema. Por un lado se denominaría «Ortodoncia» a la ciencia que idealiza la posición de los dientes y sus procesos alveolares y por otro la que los estudia desde una visión más amplia, los maxilares en su desarrollo, a la que genéricamente se le denomina «Ortopedia Dento-facial». Ambos aspectos poseen criterios distintos, aunque la realidad es que se solapan frecuentemente. Por ello, ambos conceptos se intregran bajo el concepto genérico de Ortodoncia, ententido en su sentido integrador que estudia y trata globalmente a cada paciente según sus peculiaridades.

¿Qué tipos de tratamiento existen?
El tratamiento de Ortodoncia se puede realizar de dos maneras según el tipo de fuerzas que se apliquen, principalmente están:

  • La técnica fija mediante aparatología fija que está compuesta de elementos adheridos a los dientes (bandas y brackets) a los que se les adhiere firmemente unos finos arcos elásticos de aleación metálica (níquel-titanio) mediante un conjunto de ligaduras.
  • Los removibles, que permiten ser retirados de la boca por parte del paciente. Ello le permite quitárselos durante la higiene oral y en las comidas. Estos aparatos cuando tratan problemas dentales tienen sus indicaciones específicas que no suplen a la Ortodoncia fija, si bien solucionan algunas maloclusiones sencillas con un coste económico inferior y menos molestias para los pacientes. En cambio suelen ser ampliamente empleados en Ortopedia de los maxilares con resultados muy diversos, pero siempre con mayor ámbito que la ortodoncia multibrackets. Se utilizan sobre todo como tratamiento en dentición temporal (temprana o infantil), donde determinados estados patológicos diagnosticados a tiempo pueden llegar a corregirse, hasta tal grado que el tratamiento en la dentición permanente sea muy específico o incluso innecesario.

En muchas ocasiones los pacientes precisan de ambas técnicas para la resolución de su problema. Se habla, entonces, de tratamientos en dos fases: una primera removible, realizada a edad temprana con una intensión fundamentalmente interceptiva u ortopédica y una segunda fase de Ortodoncia fija realizada a mayor edad, cuando ya se ha producido o está a punto de producirse el recambio dentario completo.

  • Existe una estrecha relación entre la Ortodoncia y la Fonoaudiología (Foniatría o Logopedia en algunos países), esta última colabora en los tratamientos acotándolos. El procedimiento fonoaudiológico estructural para la modificación de la respiración bucal, la deglución atípica y las dislalias logra modificar la función muscular oral y perioral permitiendo que se desarrollen los maxilares y se conserven los resultados ortondóncicos obtenidos.
  • La corrección de las deformidades severas faciales y maxilares que alteran de manera notable la estética, la función oral y el bienestar psicológico de los pacientes requiere de la asistencia quirúrgica del problema, sobre todo en adultos, cuando el tratamiento Ortopédico es imposible, pues terminó la capacidad remodeladora del desarrollo y las posibilidades ortopédicas de interferir sobre el mismo. A este abordaje específico de Cirugía Maxilofacial y Ortodoncia se le denomina Cirugía Ortognática y debe ser realizado de manera interdisciplinar desde el inicio del diagnóstico por parte del ortodoncista y del cirujano maxilofacial.
  • La Ortodoncia moderna se interrelaciona ampliamente con el resto de las disciplinas dentales, teniendo el ortodoncista que conocer las limitaciones y los recursos del resto de las disciplinas para poder integrar sus tratamientos, desde una visión más amplia que la meramente ortodóncica. Se practica, generalmente en equipo, tratamientos multidisciplinares, con apoyo de la Periodoncia, la Prótesis, la estética dental, etc., que por separado serían imposibles o sensiblemente incompletos.

Prótesis dental

Una prótesis dental, es un elemento artificial destinado a restaurar la anatomía de una o varias piezas dentarias, restaurando también la relación entre los maxilares, a la vez que devuelve la dimensión vertical, y repone tanto la dentición natural como las estructuras periodontales.

El encargado de diseñar, elaborar y fabricar estos aparatos o elementos artificiales, es el protésico dental, quien realiza su trabajo en un laboratorio dental recibiendo las indicaciones del odontólogo, que trabaja en clínica.

Objetivos de las prótesis
Funcionalidad
Tal vez sea el objetivo de mayor importancia en una prótesis, puesto que recuperar la funcionalidad de una boca es lo básico para el bienestar del paciente, y es lo primero, aunque no lo único, que ha de lograrse. Las funciones de la boca que ante todo se deben recuperar son: primero una masticación eficaz (eficiente trituración de los alimentos), sin que la prótesis interfiera en la deglución, puesto que ambas funciones influyen directamente en algo tan fundalmental como lo es la alimentación, y segundo una fonética adecuada que permita al paciente una correcta comunicación, sin que la prótesis interfiera en ella, sino todo lo contrario, que la posibilite. Además de esto,obviamente debe tenerse en cuenta que las prótesis no deben interferir en la respiración.

Para lograr la funcionalidad de la prótesis, se deben tener en cuenta 3 factores:

  • Retención: Toda prótesis, sea del tipo que sea, debe tener un sistema de retención eficiente, es decir, que la restauración se mantenga sujeta en la boca y no se caiga o salga de su posición, ya que de no ser así la masticación, deglución y fonética, se verán afectadas e incluso imposibilitadas.Si la prótesis es fija, no existirá ningún tipo de problema con su retención. Si es una prótesis removible metálica, la disposición de los ganchos metálicos, así como la eficacia de los mismos, debe ser la adecuada, puesto que básicamente la retención de la prótesis será producida por los mismos.

    Si se trata de una prótesis completa de resina, la más problemática al respecto, se deberá tener en cuenta el buen diseño de la base de la dentadura así como su superficie, que deberá ser lo suficientemente amplia para lograr una mayor retención en boca (para mejorar la retención en este tipo de prótesis, existen productos adhesivos como cremas y polvos). Si la prótesis es mixta, el atache deberá funcionar correctamente, pues es este el que facilita la retención.

  • Soporte: El soporte de las prótesis, es decir las estructuras de la boca (dientes y periodonto) que soportarán las prótesis, deberán ser cuidadósamente escogidas, ya que tanto la estabilidad como la retención, dependerá en parte de un buen soporte. Debe tenerse en cuenta las fuerzas oclusales para que el soporte sea, dentro de lo posible, el más amplio y mejor repartido en boca.Las prótesis pueden ser:
    • Dentosoportadas: Aquellas que son soportadas por los dientes pilares, o remanentes, del paciente, que son dientes naturales que este aún conserva. Los dientes pueden conservar íntegramente su estructura, o pueden ser (en la gran mayoría de los casos) dientes previamente tallados por el odontólogo. Dentosoportadas son las prótesis fijas.
    • Mucosoportadas: Aquellas que se soportan sobre el proceso alveolar, en contacto con la encía que es un tejido fibromucoso. Las prótesis completamente mucosoportadas son las típicas «dentaduras postizas» (prótesis completas de resina).
    • Dentomucosoportadas: Aquellas que combinan los dos tipos de soportes anteriormente mencionados, es decir, se soportan tanto en los dientes remanentes del paciente como en el proceso alveolar. Son las prótesis de metal, las prótesis parciales de resina, y las prótesis mixtas.
    • Implantosoportadas: Aquellas que son soportadas por implantes quirúrgicos (prótesis implantosoportadas).
  • Estabilidad: La estabilidad de una prótesis es fundamental, ya que una prótesis inestable (que «baila» en la boca), entre otras cosas se balanceará al morder por uno u otro lado, por lo que no es una prótesis funcional ya que dificulta la masticación y la fonética, además de ser ya de por sí incómoda en boca. La estabilidad deberá ser observada mientras se buscan el soporte y la retención más adecuadas, para lograr que los tres principios fundamentales estén interrelacionados y conseguidos equilibradamente.

Salud
La sola funcionalidad de la prótesis ya significa calidad de vida y por tanto salud para el paciente, pero además de esto, otro objetivo fundamental es evitar que el resto de las estructuras dentarias del aparato masticador sufran deterioros, puesto que las prótesis reparan incluso la dimensión vertical de la boca, evitando así mal posiciones articulares que tendrían efectos muy dispares. Cuando una boca carece de la totalidad o parcialidad de las piezas dentarias, las diferentes estructuras que componen dicha cavidad oral se van adaptando a la nueva situación, lo que producirá posibles situaciones inadecuadas para la salud de los dientes o para la salud oral en general. Las prótesis dentales deben tener en cuenta las fuerzas oclusales o masticatorias, que son las presiones que se realizan durante la masticación de alimentos, para que esta presión esté repartida y equilibrada, evitando así el sufrimiento mecánico de la boca y futuros problemas desencadenados.


Estética
Tal vez podría decirse que en la sociedad actual, como en tiempos pasados, la estética se busca por necesidad y por ello, ya sea una necesidad impuesta o autoimpuesta, la estética y buena apariencia, se convertirá en otro objetivo más para las prótesis. La belleza es algo cultural, un concepto abstracto y subjetivo, por ello tal vez no siempre el paciente tendrá el mismo criterio de ‘prótesis estética’ con respecto al de los profesionales sanitarios. Cuando se habla de estética en este campo, puede aparecer el error de relacionar lo mejor y más bello con lo más perfecto, dentaduras blancas, dientes alineados a la perfección y sin ningún tipo de desgaste, etc., no obstante, el objetivo prótesico será conseguir una dentadura de aspecto estético, pero no tan perfecto como sí natural, teniendo en cuenta la edad del paciente, sexo del paciente, morfología facial del paciente, tamaño de la cara y la propia dentadura del paciente. Los dientes deberán colocarse del mismo color y forma que las piezas naturales, sobre todo si el paciente conserva parcialmente su dentadura. Estéticamente, una dentadura completa y sana es importante, sin embargo, las prótesis no se limitan a restaurar las dentaduras, sino que también restauran la dimensión vertical de la boca y el aspecto global de la cara.

A la hora de confeccionar una prótesis, deberá tenerse en cuenta la línea media (que permite saber dónde va el primer central), la línea de sonrisa (que permite establecer la longitud de los dientes), y la línea de los caninos (que permitirá determinar la amplitud del grupo anterior).


Tipos de prótesis
El término dentadura postiza es tal vez el más conocido, en ocasiones usado para generalizar todo tipo de prótesis, no obstante, la utilización de estas palabras es en realidad un error. Existen diversos tipos de prótesis dentales, y cada una de ellas serán las indicadas según las necesidades del paciente. En ocasiones existen más de una solución protésica para una misma boca, en cuyo caso el odontólogo deberá explicar las ventajas e inconvenientes de unas prótesis sobre otras, para que finalmente sea el paciente quien, aconsejado, elija, tal vez por salud, comodidad, eficacia o incluso por precio, pues estos son algunos de los factores a tener en cuenta. Cuando la propia boca es la que limita el tratamiento prostodóntico, el tipo de prótesis a utilizar será el que indique el odontólogo. Las prótesis podrían clasificarse de diversos modos teniendo en cuenta diferentes características de las mismas (tipo de soporte, materiales de confección, tipo de restauración, etc.), no obstante, según algunos factores, los tipos de prótesis se pueden clasificar de este modo:

  • Removibles: Son aquellas que el paciente puede retirar de la boca y volver a colocar por sí mismo:
    • Prótesis removible de resina
    • Prótesis removible metálica o esquelética
    • Ortodoncia removible
  • No Removibles: Son aquellas que bien por cementado o atornillado, sólo puede colocar y retirar el odontólogo:
    • Prótesis fija
  • Otros
    • Prótesis mixta: Constan de una parte que va fija en la boca y otra que el paciente puede retirar y colocar.
    • Prótesis sobre implantes o implantosoportada: Son aquellas que están soportadas por implantes fijos. Pueden estar fijas a los mismos, o ser un dispositivo mixto que pueda retirarse de los implantes con facilidad.

Uso de las prótesis, cuidados e higiene
Cada prótesis presentará unas determinadas indicaciones de las que deberá ser informado el paciente por el odontólogo. Según el tipo de prótesis el paciente deberá concienciarse en mayor o menor medida del mantenimiento de la misma, no obstante, son las prótesis removibles (aquellas que el paciente puede retirar de la boca y colocar nuevamente por sí mismo), las que necesitarán de una especial indicación para el usuario. Algunos consejos generales para este tipo de prótesis bien podrían ser:

  • Lavar la prótesis después de cada comida, usando un cepillo de dientes convencional o bien un cepillo especial para prótesis (que se puede adquirir en cualquier farmacia), aplicando pasta dentífrica, o bien jabón o cualquier tipo de lavavajillas líquido (véase fairy, mistol, etc.), y después aclarar muy bien con agua. Es importante la higiene de la prótesis así como de la propia boca, principalemnte por salud y por tanto por comodidad y bien estar, evitando además el deterioro de la prótesis, así como malos olores o la simple pérdida de las características estéticas de la misma. Por ello el odontólogo suele insitir al paciente en la necesidad de realizar esta operación, si no tras cada comida, al menos una vez al día.
  • Retirar la prótesis para dormir, puesto que es recomendable que los tejidos de la boca descansen de la presión a la que se ven sometidas, al menos unas horas diariamente.
  • Mientras se mantenga la prótesis fuera de la boca, se aconseja conservarla en agua, bien sola, o bien añadiéndole unas pastillas desinfectantes preparadas para ese menester. De este modo se evitan golpes y deformaciones, al mismo tiempo que se conservan mejor los materiales de los que están hechas las prótesis.
  • Cuando se mantenga la prótesis retirada de la boca, tal vez antes de dormir, es aconsejable realizar masajes en las encías, puesto que de este modo se mejorará el riego sanguíneo, lo que hará que la reabsorción de los tejidos sea al menos algo menor.

En coronas y puentes fijos, el cepillado deberá realizarse de igual modo que el de una dentadura natural, existiendo hilos dentales especialmente diseñados para este tipo de prótesis, siendo recomendables también los enjuagues bucales con gluconato de clorhexidina o incluso fluoruro de sodio, previamente recetados por el odontólogo.


Materiales de fabricación
A lo largo de la historia, a medida que se han ido adquiriendo mayores conocimientos y se han ido perfeccionado las técnicas, los materiales con los que se fabrican las prótesis dentales han variado. Desde las primitivas reposiciones con marfil e incluso dientes naturales humanos y animales, hasta los materiales más actuales e innovadores. Actualmente los materiales de fabricación son tres: la resina, el metal y la cerámica.

  • Metal

Para la confección de prótesis, se han utilizado elementos de fabricación tan característicos como el oro, metal precioso de uso muy extendido para coronas y puentes, que hoy día se ha visto cláramente relegado, aunque siga usándose excepcionalmente, así como por su significado cultural en determinadas etnias y países. Actualmente, se usan multitud de aleaciones metálicas en distintas concentraciones. Además del oro y sus aleaciones, otra aleación noble podría ser la producida entre Ag-Pd (plata-Paladio). No obstante, las aleaciones más usadas para la confección de prótesis suelen ser Cr-Co (Cromo-Cobalto) y Cr-Ni (Cromo-Níquel), ambas de metales no nobles. El metal en prótesis se trabaja mediante el colado con la técnica de la cera perdida, excepto el metal de las prótesis parciales de resina y de la ortodoncia remobible, que son alambres prefabricados.

Atención especial merecen las distintas posibles alergias hacia algunos metales, siendo ejemplo claro la producida por el níquel, sucediendo posiblemente incluso en más del 10% de la población femenina y siendo significativamente inferior en la masculina (que parece ser más sensible al cromo). Cuando esto ocurre, existen algunas alternativas como las aleaciones preciosas, aleaciones paladio-plata o el titanio.

  • Cerámica

La cerámica, también llamada porcelana, es un material de origen mineral, duro, frágil y rígido, obtenido por la acción del calor en un horno. Existen distintos tipos de cerámicas para la confección de prótesis dentales, pudiendo clasificarse según su temperatura de fusión (de alta fusión y baja fusión), y también por su composición química (porcelana feldespática y porcelana aluminosa). Este material es actualmente muy usado, pues bien manipulada proporciona al diente artificial unas cualidades muy similares a las de los dientes naturales.

  • Resina

Actualmente se usan distintos tipos de resina tanto para la confección de prótesis de resina, como para las bases de las prótesis metálicas, para la ortodoncia removible y para los ‘provisionales’ (puentes de resina que protegen los tallados mientras se realizan las prótesis fijas de porcelana). Es un material fácil de manipular, tal vez el más sencillo de todos, a la vez que resulta ser el más económico. Los dientes acrílicos que se montan en las diferentes restauraciones, también son de resina.


Historia de las prótesis dentales
La confección y fabricación de prótesis dentales es una tarea importante desde la antigüedad. Se cree que los fenicios ya usaban oro blando, o en rollo, y alambre de oro para su construcción, también soldaduras e impresiones de modelos.
No obstante, en el año 754 a.d.C., los etruscos, artesanos habilidosos en la época, producían puentes muy complejos en los que se empleaban bandas de oro soldadas entre sí por pónticos hechos de diferentes piezas dentales de humanos o animales.
En el año 600 a.d.C se tratan las reliquias de Mayer, se describe una prótesis en la que un par de centrales habían sido reemplazados por un diente de Boj.
En el año 300 a.d.C, se descubre la artesanía romana y se confirma que las coronas ya se usaban siglos a.d.C.
En el año 65 a.d.C se mencionó el uso de marfil y de madera para hacer dientes artificiales.
Los primeros juegos europeos de dentaduras datan del siglo XV, aunque como ya es mencionado anteriormente, existieron mucho antes de entonces. Los dientes eran tallados de hueso o de marfil, o simplemente se preparaban a partir de dientes recuperados de los cementerios, pues al parecer existían donantes muertos o incluso vivos, que cambiaban sus dientes a cambio de algo que les beneficiara, tal vez dinero. Estas dentaduras eran incómodas, y estéticamente inapropiadas, pues estaban conectadas visiblemente a una base con hilos de metal o seda.

Radiología

Ortopantomografía, teleradiografía y Radiografía intrabucal

ATM

Es la articulación entre el hueso temporal y la mandíbula. En realidad son dos articulaciones, una a cada lado de la cabeza, que funcionan sincrónicamente. Es la única articulación móvil entre los huesos de la cabeza.

La ATM (Articulación Temporomandibular) está compuesta por un conjunto de estructuras anatómicas que, con la ayuda de grupos musculares específicos, permite a la mandíbula ejecutar variados movimientos aplicados a la función masticatoria (apertura y cierre, protrusión, retrusión, lateralidad).

Existe, además, una articulación dentaria entre las piezas de los dos maxilares, que mantiene una relación de interdependencia con la ATM.

Cualquier trastorno funcional o patológico de localización en cualquiera de ellas será capaz de alterar la integridad de sus respectivos elementos constitutivos. (A veces se habla de Articulación Temporomandibulodentaria) La ATM está formada por el cóndilo de la mandíbula, con la cavidad glenoidea y el cóndilo del hueso temporal. Entre ellos existe una almohadilla fibrosa: Disco o menisco articular. Por encima y por debajo de este disco existen pequeños compartimentos en forma de saco denominados cavidades sinoviales.

Toda la ATM está rodeada de una cápsula articular fibrosa. La cara lateral de esta cápsula es más gruesa y se llama ligamento temporomandibular, evitando que el cóndilo se desplace demasiado hacia abajo y hacia atrás, además de proporcionar resistencia al movimiento lateral. Los cóndilos temporal y mandibular son los únicos elementos activos participantes en la dinámica articular por lo que se considera a esta articulación una Diartrosis bicondílea.